Es que me pueden

De verdad que me siguen aburriendo... pero es que me pueden.


- Que vienen y nos registran!!!.
Pero qué quereis zoquetones. Que no se enteran por Dios... que el referéndum catalán es ilegal.


- Que no nos dan más dinero y nos piden cuentas.
Angelicos. Es que es nuestro dinero, que seguís sin enteraros.


- Que mandan a la policía y a la guardia civil.
Pues claro, y a los mossos... Y no nos toqueis tanto las narices... que os mandamos al ejército...


- Que no nos dejan votar.
Ni os dejarán. Que el derecho a votar lo tenemos todos, pero hay que cumplir la ley. Y no podeis hacer un referéndum.


- Que os vais, todos ofendidos oye, del Parlamento español.
Adiós. Ya volvereis porque... al sueldo no habeis renunciado ¿verdad que no?.


- Que no quereis ser españoles.
Pero vuestros políticos catalanes siguen cobrando sus sueldos... con dinero español ¡Qué cosas!.


La suerte que teneis es que al resto de los españoles nos dais igual, que si no os hacíamos boicot de productos (por ejemplo) y eso sí que os dolería.

Que tanto jugar "a que nos vamos"... cuando es mentira que os querais ir... al final se romperá la cuerda, nos enfadaremos y verás.

Y si de verdad quisierais negociar-dialogar, lo primero es dejar de hacer el tonto con el "que nos quieren pegar" y demás sandeces. Que me teneis hasta...

Dios, qué aburrimiento de gente.


Seguir leyendo...

Perdonar o no

El sol está ya fuera hace rato y yo sin dormir; no voy a explicar aquí y ahora los por qués, sencillamente porque no vienen a cuento de por qué estoy escribiendo, pero en ocasiones lo proyectado (aunque sea dormir) no sirve. Así que una de las cosas que he hecho esta noche ha sido leer algunas cosas que tenía pendientes, cosas de las que vas encontrando y guardas "para más tarde". Y una de esas cosas es lo de perdonar o no a familiares (vivos o muertos), a amigos, a gente simplemente que un día pasaron por tu vida.

Todos hemos tenido que soportar en muchas ocasiones eso de que el odiar (palabra que por cierto odio) no sirve para nada, que el rencor sólo sirve para amargar la existencia, y cosas por el estilo. Todo eso está muy bien en teoría, pero es solamente eso: teoría.

El perdón no se puede obligar; ni siquiera se puede "convencer". O sale o no. Lo demás es fingimiento más o menos social.

Y ni digamos cuando la cuenta pendiente es con alguien que ya se ha ido, que ha muerto vamos. Entonces la cosa se complica incluso por mucho que tu mente diga que des carpetazo, y quizás porque ni siquiera queda aquello de hablarlo, todo parece complicarse. Entonces ¿qué hacer?.

Sencillamente seguir viviendo, con esa mochila encima, pero seguir viviendo. No queda otra, porque vivos o muertos hay gente, más cercanos o menos, con los que nunca se solucionará nada. Y lo sabes.

No hablo de regodearse con esa falta de empatía o llámalo como quieras. No hablo siquiera de olvidar, porque generalmente no se puede. Lo que digo es que hay que aprender a que hay personas que no valen la pena. Sencillamente... no valen la pena. Nunca les perdonarás, y nunca es nunca, pero tampoco importa demasiado. A eso me refería antes con lo de vivir con mochila.

Lo que sí hay que decidir, y eso sí podemos, es que lleguemos al punto de que no duela. De que nos sea tan indiferente que aunque tengamos que silenciarlo (porque para escuchar lo de siempre, lo de que tenemos que perdonar para ser más felices...) no moleste. Y si en algún momento tenemos que "aparentar" que no hay ninguna cuenta pendiente... se aparenta, porque lo más seguro es que esa "falsedad" momentánea no nos quite la paz y nos evite comentarios que no queremos oir.

Porque como dijo aquel: hay más muertos vivos que en el cementerio.


Seguir leyendo...

Me aburren... soberanamente, me aburren

Y lo digo con tono cansino y con gesto de hartura total: me aburren soberanamente esos catalanes que quieren no ser españoles. Llevo unos días sin escribir en ninguna parte por no repetirme tanto y por ver si la cosa se suavizaba algo; pero no: siguen erre que erre, repitiendo lo mismo día tras día y de forma machacona. Y lo único que están consiguiendo es que, por primera vez en mi vida (y hasta yo me sorprendo), esté de acuerdo con un gobierno, el Popular, con el que no tengo absolutamente nada en común.

Es que hay cosas que son de chiste. Hoy mismo ha saltado que el gobierno español va a controlar las cuentas de la Generalitat catalana (que hay otra que parece se olvida y es también Generalitat... pero valenciana), para que no se gasten ni un céntimo en el referéndum ilegal. Tarde llegan para esa medida pero... ¿qué esperaban los catalanes?. Si yo te doy dinero para que gastes y pagues y tú te me soliviantas, lo más normal del mundo es que al final, cuando la cosa se sale de madre, te controle. Pues no; ahí los tienes enfadados y ofendidos como si les estuviéramos haciendo algo malo malísimo.

Y encima, de hoy también, le dicen el Presidente del Gobierno y al Rey... que quieren dialogar y consensuar el referéndum. No me río más porque luego me duele la cabeza. Y se lo dicen a un periódico extranjero como si aquí no pudieran hacerlo. Ridículos, que sois unos ridículos.

De verdad que me tienen harta. ¿Que si se está aplicando el artículo 155 de la Constitución?. Si es que yo les daba con una sartén en la cabeza. ¿Y por qué no se va a aplicar?. Con la Carta Magna les daba.

Joé, que se vayan ya de una... vez y que nos dejen en paz. Pero ni un duro más (y mira que lo he dicho veces). Hasta el gorro, de verdad. Leo los periódicos cada semana ya porque me aburren; no veo los telediarios... el 1 de octubre no pienso ni encender el televisor... ¡vaya problema que nos están creando, y encima sin necesidad!. Menos mal, y lo digo con pleno conocimiento, que una relación que tuve hace años no prosperó porque si no ahora mismo habría una batalla campal en mi casa a todas horas. ¡De la que me he librado!.

Y ya como entro en periodo de pruebas médicas (que eso sí es importante) y luego revisión oncológica (por enmedio sigo esperando los resultados de mi cabeza), seguiré sin querer saber nada del resto catalán, que ahora mismo me preocupa que no veas... A lo mejor termino por acostumbrarme a no escribir...


Seguir leyendo...